El futuro está en nuestras manos

Reflexiones de Juan María Gavaldá

131
JUAN MARÍA GAVALDÁ

Recientemente asistí a una jornada muy especial en un centro de negocios empresariales. Se debatía sobre un situación muy interesante en la que se trataba de explicar, a diferentes empresarios de varios sectores, como el mundo actual va a avanzar a través del impulso de las personas.

Siendo el eje central de las ponencias lo que indico en el párrafo anterior, me sorprendió de gran manera la visión, recientemente publicada también por diferentes medios de comunicación, que había al respecto de las profesiones que en estos momentos existen y que el año 2050 no existirán, así como otras que ahora están activas y que en ese año serán mucho mas protagonistas. Se presentaba, también, en que escenarios aparecerán profesiones que actualmente ni se piensa en su existencia.

Muy interesantes sus argumentaciones, lejanas todas ellas a una visión especulativa de un visionario. Precisas, claras y en algunos casos sorprendentes.

Me lo pasé muy bien rodeado de empresarios de mi sector profesional como arquitecto, con otros del mundo de las finanzas, de la empresa familiar e incluso de la empresa pública.

Algunos, conociendo mi vinculación con el mundo del deporte, me plantearon varias preguntas sobre algo que, en las ponencias y en los datos aportados, apareció de forma un tanto sorprendente: una de las profesiones mas importantes en el futuro será la de entrenador o formador deportivo. Caramba, como si ahora no lo fuera.

La hipótesis se sustentaba en el hecho que el deporte será una palanca para el gran cambio social que se vivirá dentro de unos años y los entrenadores sus actores principales. Entendiendo como deporte todo aquello que se refiere a la cohesión social, el esfuerzo individual y colectivo, la responsabilidad contigo mismo y los demás, la superación necesaria para hacer que el mundo sea mejor. Sostenibilidad. Creatividad. Innovación. Aplicación precisa de la tecnología. Y mas cosas.

Dicho de esta manera, parece que sean conceptos que todavía tienen que venir y yo les explicaba que no serán nuevos, ya que ahora ya existen y son básicos en el buen hacer de nuestra actividad como entrenadores.

Lo que también les dije es que lo que tal vez cambiará es la percepción y compromiso que se promoverá hacia esos conceptos que ahora, en muchos casos, se aprecian poco. Y no por parte de los entrenadores, sino de los agentes externos que les rodean. Deportistas, familias, clubes, federaciones, instituciones de apoyo, etc. A todos ellos les corresponde el gran reto de reinventarse. Nosotros ya lo hacemos constantemente y deberemos seguir haciéndolo. Forma parte de nuestro ADN y seguiremos en el empeño.

Bonito reto para el futuro, pero se dejaba claro que quién no se “entere” a tiempo perderá sus oportunidades.

Por cierto, una de las profesiones que se dijo en esas jornadas que no existirá en el futuro la denominaban jueces deportivos (árbitros). El argumento sencillo: la tecnología no falla. Veremos. Pero no sé, no sé.

Slider
Compartir