Andrea Bassani afronta un nuevo reto en su polivalente carrera. El año pasado se estrenó como entrenador / jugador y este año repite. En el Mundial cumplió con nota muy alta y este año afronta el Europeo de Maribor con la misma ilusión, pero con el pesar de no haber podido estar físicamente con el equipo todo lo que hubiera querido. Lo que está claro es que le van los retos grandes. En estas dos experiencias internacionales ha contado, nada más y nada menos, que con la ayuda de entrenadores de la talla de Mike D’Antoni, Fabrizio Frates, Juan María Gavaldá y Matteo Boniciolli.
¿Cómo afrontas en lo personal tu segunda gran cita internacional como entrenador?
Este año es todo más complicado por haber vuelto a Italia. No puedo controlar el día a día del equipo y aparte de en septiembre y noviembre no he tenido la oportunidad de entrenar a mis jugadores. Ellos son independientes en todo, en lo técnico y en lo motivacional, pero claramente es una cosa menos con respecto a la temporada pasada. Intento estar al día del estado de forma, lesiones, presencia en los entrenos, mando programas técnicos, pero claramente no es lo mismo.
Esta vez has tenido la ayuda de técnicos muy famosos como Boniciolli y Gavaldá. Es una suerte, pero también aumenta la presión.
Totalmente. recuerdo que el año pasado empezamos a trabajar sobre una impostación técnica de juego creada por Mike D’Antoni, coach de los Houston Rockets… y planes de entrenos estudiados ad hoc con Fabrizio Frates, entrenador de éxito muy experto de las máximas series italiana… o sea que presión había suficiente también antes del Mundial de Montecatini!  este año año podemos contar con la presencia física de J.M. Gavaldá, lo cual ya es una garantía en sí, y con las sugerencias de Matteo Boniciolli, otro entrenador italiano ganador de varios trofeos. Otra vez, será un reto para mí y todo el equipo estar a la altura de estos nombres destacados del baloncesto europeo.
¿Cómo ves el Europeo? ¿A qué crees que aspira tu equipo?
La experiencia acumulada en los 6 partidos jugados en el Mundial del año pasado, y también el hecho de haber cambiado de categoría de +35 a +40, creo nos pueda realmente dar unas cuantas posibilidades más de conseguir un resultado importante este verano en Maribor. Esto solo y únicamente si mantenemos la misma actitud brutal demostrada en la preparación para el Mundial, la concentración impresionante que hubo durante todo el torneo, pero sobre todo la inmensa pasión del equipo y las ganas de pasarlo bien todos juntos. Ese es el gran secreto del grupo de White Chocolate que, hace falta remarcarlo, ha representado por primera vez a España en una competición internacional de FIMBA y como único equipo ibérico presente en Montecatini. El año pasado nos estrenamos en el partido inaugural contra los vice-campeones de Europa, la selección deSerbia: entre la emoción de estrenar el partido inaugural del torneo Mundial con la camiseta de España, la del debut absoluto a nivel internacional de WC y el miedo al valor del equipo adversario… hubiera sido bastante fácil para cualquier equipo perderse en la magia del sueño con consecuencias dolorosas: pero aquí hablamos de un grupo de jugadores que saben superar dificultades, que son todos un conjunto bien formado, que luchan hasta el final en situaciones incluso muy difíciles. Y acabamos perdiendo de 2 puntos un partido que se hubiera podido como mínimo llevar a la prórroga. Quedó un cierto sabor amargo en la boca por la derrota, pero creo que fue aquel partido el idóneo para darnos la confianza necesaria para seguir luchando en el resto del torneo y ganar partidos de forma inolvidable como contra Brasil y Costa Rica.
 
¿Qué le dirás al equipo antes de salir a jugar el primer partido?
Este año, como decía más arriba, la presencia física en Barcelona para dirigir los entrenos no ha sido fácil. Lo que intentaré hacer, además de un constante intercambio de informaciones y sensaciones sobre el equipo con Marc Alcaraz (jugador, GM a 361 grados y alma-corazón-brazos del equipo), es seguir la misma línea del año pasado, hablar a fondo con el team, tanto a nivel individual como de equipo, saber como ha llegado cada uno a la cita con el Europeo. Creo que mi trabajo será importante a nivel de psicología y gestión del grupo que no técnico, un aspecto del juego en el cual mis jugadores ya están muy preparados y dispuestos. el mensaje que les voy a transmitir a mis chicos será muy sencillo: somos White Chocolate – Team Spain, tenemos un nombre, una fama, un estilo, una presencia importante en el Mundial y el reto es mejorar este nivel que hemos conseguido con tantos esfuerzos y gran pasión. Estoy seguro que está a nuestro alcance llegar a un resultado muy destacado en Maribor.
Y nos acaba de llegar noticia de que Serbia jugará en nuestro grupo: aquí no hacen falta motivaciones especiales para mis jugadores…
Slider
Compartir