A menudo en el deporte las decisiones menos esperadas surten efecto. Es lo que sucedió en el partido de cuartos de final jugado en el Poliesportiu de la Verneda, entre White C y Dijuerves Gin (54-46), dos de los favoritos al título de la Liga 2+1 2018. El partido fue igualado en todo momento, aunque casi siempre con ligera ventaja de White. Pero se llegó al inicio del último cuarto con todo por decidir y la sensación de haber perdido varias oportunidades para haberlo resuelto. En ese momento llegó el golpe de efecto.

Juan María Gavaldá, miembro del equipo técnico de Andrea Bassani, teatralizó su decisión. En el breve descanso entre tercer y último cuarto permaneció sentado alrededor de un minuto mientras el equipo esperaba sus consignas. Y tomó una decisión sorprendente: jugar sin pivots. Lo bueno de tener entrenador es que los jugadores no tienen que pensar ni evaluar si una determinada táctica va a funcionar. Únicamente tienen que creer en ello y salir a jugar. La jugada salió perfecta, pese a que atentaba contra la lógica porque si en algún aspecto del juego White es superior a cualquier equipo de la liga es en el juego interior.

“Marco Palmero tuvo sus destellos de brillantez con dos canastas y seis rebotes importantísimos”

Los pequeños hicieron su trabajo y alcanzaron una ventaja de ocho puntos que se mantuvo hasta el final y quedó demostrado una vez más que en el deporte la línea recta no siempre es la más corta. El marcador reflejó durante la mayor parte una ligera ventaja de White, que llegó a estar 9 puntos por arriba. Únicamente fue por debajo durante un minuto y medio y solo por tres puntos. La emoción fue mejor que el juego. White perdió 15 balones y estuvo espeso en ataque. El máximo anotador fue Natxo Cardoner (11 puntos) que destacó con tres triples. El lanzamiento de larga distancia no funcionó a la perfección, pero se notó una mejora respecto a anteriores partidos, ya que además de Natxo también anotaron un triple Joan, Mike y Robert. Estos dos últimos volvieron al equipo tras una larga ausencia. El tercer retorno fue José Coego. Los tres aportaron mucho, gracias a su gran calidad, pero se les vio poco sueltos al no conocer los detalles que el equipo está asimilando en los entrenamientos. Y como siempre, Marco tuvo sus momentos brillantes, con 4 puntos y 6 rebotes importantísimos.

Slider
Compartir